Estilo de VidaSin categoría¿Buena mamá y buena trabajadora? claro que sí es posible

Es tan lindo y gratificante salir a trabajar, ponernos metas y cumplir nuestros objetivos, desarrollarnos en las áreas que nos gustan y hacer lo que sabemos hacer enfocándonos en nuestras fortalezas… Al mismo tiempo, mientras vamos construyendo nuestro éxito laboral, para quienes somos madres, también cargamos con un enorme peso interno: la culpa por no estar con nuestros hijos e hijas. ¿Por qué algo tan lindo como lo es la maternidad y la realización personal...
Adriana8 meses ago14278 min

Es tan lindo y gratificante salir a trabajar, ponernos metas y cumplir nuestros objetivos, desarrollarnos en las áreas que nos gustan y hacer lo que sabemos hacer enfocándonos en nuestras fortalezas… Al mismo tiempo, mientras vamos construyendo nuestro éxito laboral, para quienes somos madres, también cargamos con un enorme peso interno: la culpa por no estar con nuestros hijos e hijas.

¿Por qué algo tan lindo como lo es la maternidad y la realización personal no pueden compenetrarse en hacernos mujeres más felices? ¿Por qué más bien es al contrario y la mayoría nos sentimos que no estamos dando la talla y que no estamos siendo buenas madres?

¿Por qué los papás pueden ser exitosos en el campo laboral y sentirse buenos padres y nosotras no?

La sociedad tradicional (patriarcal) ha establecido que el rol único de la mujer es el cuido, y aunque muchas cosas han evolucionado, esa obligatoriedad parece que no del todo.

Las mujeres estudiamos (incluso en mayor medida que el hombre), trabajamos fuera del hogar, tenemos nuestros propios ingresos y avanzamos en la escalera corporativa; pero aún así sentimos que el cuido de los niños es nuestra responsabilidad absoluta. Esto, sin duda, nos produce un gran sentimiento de culpa, cosa que no sucede con los padres, quienes en su gran mayoría pueden alcanzar su éxito profesional y participar a su manera en la crianza de sus hijos e hijas y sentirse amados por ellos y satisfechos con su labor.

Para la mayoría de los papás que participan en la crianza de sus hijos, la paternidad se vive siempre, crean sus propias “reglas” sobre cómo ejercerla, vivirla y establecen su propia dinámica con ellos, quienes a cambio los aceptan y los aman tal cual.

Es posible trabajar fuera del hogar, ser exitosa y ser buena madre

¿Por qué nuestro título de buena madre está siempre condicionado al sacrificio y a la renuncia?Nosotras podemos vivir nuestra maternidad libres de culpa, crear nuestras propias dinámicas y reglas de la mamá que queremos ser, si estamos dispuestas a soltar y dejar ir los roles tradicionales.

Existen miles de formas de ejercer la maternidad, y la presencia física no es la única ni necesariamente la que garantiza que seremos las mejores madres. El ser buena o mala madre la componen un conjunto de factores que van más allá de estar al lado de nuestros hijos.

La presencia física es importante, pero ésta no debe ser entendida como estar siempre juntos. La maternidad se ejerce también estableciendo un vínculo con nuestros hijos e hijas y estableciendo una relación de respeto y de confianza.

Es normal sentir que no damos la talla, que tratamos de hacerlo todo bien y por la mínima cosita somos malas madres… pero, ¿Es sano? ¿Será justo?

Entre más feliz sea yo como mujer, mejor persona seré.

Podemos cambiar esa definición de madre

Podemos dejar de lado la culpa. Es posible. Pero es una decisión que debemos tomar. Así de simple.

Está en mí, como mujer y como madre el soltar las definiciones tradicionales de madre, incluso mis prejuicios y creencias limitantes y establecer mis propias reglas.Entre más feliz sea yo como mujer: mejor madre, persona trabajadora y pareja podré ser.

Tengo que entender que mi felicidad no depende de mi rol de madre ni de mis hijos e hijas. Mi felicidad tiene que venir de adentro, de mi autorrealización, aceptación y principalmente de mi amor propio.

Yo decido amarme y dejar de lado la culpa. Confiar en la madre que soy y en que lo que le doy a mis hijos e hijas es suficiente porque yo soy suficiente. Yo tengo claro el tipo de madre que soy, las cosas que disfruto hacer con mis hijos, y conozco las que no me gusta hacer y me siento bien con eso. No tengo que hacerlo todo para ser buena madre.

Yo decido darme lo mejor a mí misma, porque sólo así seré la mejor versión de mí misma. Sólo así podré darle a mis hijos amor y el mejor ejemplo de mamá.

Yo decidí dejar de lado la culpa… ¿Usted?

 

Adriana Álvarez

Empresaria y Coach de Mujeres

[email protected]

Adriana

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: