Estilo de VidaSalud¿Sabe controlar la ansiedad por comer?

Los ataques de ansiedad suelen estar muchas veces ligados a la alimentación, esto porque cuando una persona pasa por algún episodio que le genera estrés busca comida. Lo primero para entender como luchar contra esos ataques de hambre o ansiedad es distinguir y llegar a conocer al “enemigo”. No siempre es hambre, no siempre es ansiedad, no siempre es sed. ¿Cómo distinguirlos? la clave está en ser más conscientes de lo que consumimos. “Esta es un vínculo social...
Heilyn Gomez3 meses ago13715 min

Los ataques de ansiedad suelen estar muchas veces ligados a la alimentación, esto porque cuando una persona pasa por algún episodio que le genera estrés busca comida. Lo primero para entender como luchar contra esos ataques de hambre o ansiedad es distinguir y llegar a conocer al “enemigo”.

No siempre es hambre, no siempre es ansiedad, no siempre es sed. ¿Cómo distinguirlos? la clave está en ser más conscientes de lo que consumimos.

“Esta es un vínculo social asociado a felicidad y plenitud, por eso antes de comer algo, que no sea saludable para nuestro cuerpo, pregúntese: ¿Tengo hambre? ¿Siento aburrimiento? ¿Me siento en soledad? ¿No sé qué quiero comer, solo sé que quiero comer algo? Ese es el primer paso para reconocer que sensación es la que nos podría dominar, explicó la nutricionista Melania Cevo, de Consultas Nutrición.

El apetito se puede clasificar en diversos tipos, por ejemplo, hambre nutricional, hambre televisiva, comercial, por aburrimiento, por enojo o malestar emocional, hambre de la tarde, por estrés, premenstrual, mental o emocional, visual o paliativa, social o de celebración.

Es importante desmitificar ese miedo a las meriendas, el cuerpo necesita consumir alimentos cada 3 horas aproximadamente, parte la clave para dejar de picar o comer mal, es realizar todos los tiempos, que, en una persona conocida como sana, deberían ser de 5 a 6, es decir realizar, desayuno, merienda, almuerzo, merienda, cena.

Consultas Nutrición le brinda 10 meriendas con menos de 200 calorías, altas en fibra y ricas en vitaminas y minerales que pueden colaborar en momentos de tensión:

  • Fruta fresca picada con gelatina liviana. 1 paquete de galletas tipo soda. (140 calorías)
  • 1 yogurt liviano, 1 cuchara de pasas y 1 cuchara de granola. (190 calorías)
  • 1/2 taza de jugo de manzanas y un paquete de galleta tipo maría. (140 calorías)
  • 1 barrita de cereal de 90 calorías y fruta fresca (melocotón, pera, manzana, nectarina, mandarina, entre otros) (150 calorías).
  • 7 biscochos (rosquillas de queso) livianos. Jugo de frutas mixtas sin azúcar. (130 calorías).
  • 1 taza de ensalada de fruta fresca con 2 cuchara de granola (140 calorías).
  • Galleta dulce de 90 calorías o menos. (avena, naranja o manzana) y 1/2 taza de jugo de manzana (150 calorías).
  • Barra de granola de 100 calorías o menos, yogurt liviano (190 calorías).
  • 7 palitos de ajonjolí y 1/2 taza, jugo natural de uva (200 calorías).
  • 2 tazas de palomitas de maíz naturales. 1/2 tazas de jugo de naranja sin azúcar (140 calorías)

Heilyn Gomez

Editora de contenido digital de la Revista EKA. Periodista. Asesora de comunicación y estudiante de derecho.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: