Estilo de VidaNotas GlobalesSaludDormir poco se está convirtiendo en una epidemia, afirman expertos

De acuerdo con la Asociación Mundial de Medicina del Sueño (WASM, por sus siglas en inglés),»los problemas de sueño constituyen una epidemia global que amenaza la salud y la calidad de vida de más del 45% de la población mundial». «Dormir bien es uno de los tres pilares fundamentales para gozar de una buena salud, además de una dieta equilibrada y ejercicio regular», explicó el organismo en una nota informativa. Y según Shirley Cramer, directora...
Heilyn Gomez4 semanas ago128210 min

De acuerdo con la Asociación Mundial de Medicina del Sueño (WASM, por sus siglas en inglés),»los problemas de sueño constituyen una epidemia global que amenaza la salud y la calidad de vida de más del 45% de la población mundial».

«Dormir bien es uno de los tres pilares fundamentales para gozar de una buena salud, además de una dieta equilibrada y ejercicio regular», explicó el organismo en una nota informativa.

Y según Shirley Cramer, directora ejecutiva de la Real Sociedad de Salud Pública (RSPH, en inglés), «muchos dicen que sólo duermen entre cuatro y cinco horas al día, pero eso no es algo de lo que se debiera presumir».

3 elementos necesarios para dormir bien

  1. Duración. La suficiente para estar descansados y alertas durante el día (entre 7 y 9 horas al día).
  2. Continuidad. Se debería dormir sin interrupciones para que el sueño sea efectivo.
  3. Profundidad. El sueño debería ser lo suficientemente profundo para que sea restaurativo.

La falta de sueño tiene impactos altamente nocivos en la salud, tanto física como mental, advirtió la experta.

«Sabemos, por varias investigaciones, que si sufre privación de sueño tienes un riesgo mucho más alto de padecer enfermedades cardiovasculares, cáncer, diabetes y depresión», dijo Cramer.

Consecuencias negativas

  1. Mala dieta

«La falta de sueño hace que nos alimentemos peor», dice Cramer.

De acuerdo con un estudio desarrollado por la RSPH, más de un tercio de la gente come mal cuando duerme poco.

El motivo, explica la experta, es que, en esa situación, «solemos comer alimentos poco saludables, y por eso la falta de sueño está vinculada al aumento de peso».

La comunidad científica también vincula la falta de sueño a la obesidad y a la diabetes.

Según un estudio realizado en 2015 por investigadores en Qatar, dormir poco hace que aumente el apetito y la resistencia a la insulina.

Y, de acuerdo con la WASM, dormir bien es «esencial para la regulación metabólica, sobre todo en los niños, y existen evidencias entre las horas de sueño y la obesidad infantil».

  1. Salud mental afectada

«Dormir poco está relacionado con una gran variedad de trastornos físicos, mentales y del comportamiento», dice Cramer.

«La salud mental es una cuestión particular y es, en cierto modo, un círculo vicioso: si tienes problemas mentales, duermes poco, y viceversa. Y te sientes cada vez peor».

Cramer considera «vital» pedir ayuda psicológica en estos casos, y aconseja, en casos de insomnio, recurrir a tratamientos como medicamentos específicos o la terapia de conducta, que ha demostrado ser «altamente eficaz».

Según el Instituto de Medicina del Sueño, una organización española que investiga los trastornos del sueño, la falta de sueño está ligada a la depresión, la ansiedad y los problemas psicológicos.

  1. Riesgo de accidentes

«Si sufres falta de sueño, tienes más posibilidades de sufrir un accidente», dice Cramer.

De acuerdo con la especialista, «uno de cada cinco accidentes de auto tiene que ver con la falta de sueño».

Según la National Highway Traffic Safety Administration (NHTSA, en inglés) de Estados Unidos, 40.000 personas sufren lesiones cada año debido a problemas relacionados con la falta de sueño, y 1.550 personas mueren en este tipo de accidentes en el país.

Y el Harvard Medical School encontró que 250.000 conductores se quedan dormidos cada día.

Pero no solamente existe peligro en la carretera, también se pueden sufrir más accidentes domésticos.

«Dormir poco pone en riesgo nuestra salud en muchos aspectos», asegura.

  1. Menor rendimiento físico

Es importante dormir bien para tener energía durante el día, que nos permita desarrollar nuestra actividad diaria.

El sueño tiene gran impacto en el bienestar físico y mental porque es reconstituyente.

Muchos deportistas pueden dormir poco y rendir a un buen nivel, pero es fundamental descansar el tiempo suficiente después de practicar ejercicio.

El problema de la falta de sueño es que afecta directamente en el rendimiento físico ya que el cuerpo necesita un mínimo de horas de descanso.

«Por la noche se produce el proceso de regeneración de tejidos, tanto cerebral como físicos. Si no se produce un descanso no hay una recuperación correcta y eso afecta directamente al rendimiento, tanto físico como intelectual», le contó Madrid Mateu, coordinador de fitness, a BBC Mundo.

«Dormir tiene un verdadero impacto en nuestra salud porque es reconstituyente», explica Cramer.

  1. Limitada capacidad cognitiva

La falta de sueño afecta a nuestra memoria y a nuestra capacidad de aprendizaje.

«Sabemos que la falta de sueño o la mala calidad del mismo tiene gran impacto negativo en nuestra salud a largo y a corto plazo», advierten los expertos de la WASM.

Los efectos de la falta de sueño afectan a la capacidad de atención, la recuperación de la memoria y el aprendizaje.

«Deberíamos entender el sueño de la misma manera en la que entendemos en otras cosas que benefician nuestra salud, como una buena dieta o la actividad física.

Dormir bien está subestimado por mucha gente, pero es un tema que debería preocuparnos a todos. Es una cuestión de salud pública», concluye la especialista.

Heilyn Gomez

Editora de contenido digital de la Revista EKA. Periodista. Asesora de comunicación y estudiante de derecho.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: