Costa RicaNoticiasEl papel de las mujeres en las juntas directivas

El mundo de los negocios es considerado tradicionalmente como uno masculino, donde poco a poco se abre campo a la incursión de mujeres. Habitualmente se ha creído que es en este»mundo de hombres» nacen las mejores ideas y se hacen los grandes negocios, al mejor estilo de Mad Men. Pero como se verá, la incursión de la mujer más que de ser un asunto de diversidad y ética, conlleva a una ventaja estratégica, no sólo...
Admin4 años ago129910 min

El mundo de los negocios es considerado tradicionalmente como uno masculino, donde poco a poco se abre campo a la incursión de mujeres. Habitualmente se ha creído que es en este»mundo de hombres» nacen las mejores ideas y se hacen los grandes negocios, al mejor estilo de Mad Men.

Pero como se verá, la incursión de la mujer más que de ser un asunto de diversidad y ética, conlleva a una ventaja estratégica, no sólo para el equipo de trabajo, sino para los inversionistas.

La mujer está estudiando más que el hombre, no sólo en cantidad de años, sino también logrando mayores títulos. Dato que lamentablemente no aplica por igual en carreras de tecnología y ciencias (STEM).

Así mismo, se debe destacar que el 80% de las decisiones de compra a nivel mundial son realizadas por mujeres, por lo tanto, quién mejor que una mujer para entender el hábito de consumo y compra que ella misma. Es por esto que el gran aporte de la mujer en la dirección estratégica no es de extrañar. Los números confirma esta afirmación.

Según el estudio realizado por Catalyist «The bottom line: Corporate performance and Women´s representation on boards», entre las empresas Fortune 500, aquellas con la mayor representación de mujeres en Juntas Directivas obtuvieron 53% más en sus retornos de capital, 42% más en retornos sobre ventas y 66% más de retorno sobre inversión.

En 2012, Credit Suisse compiló datos sobre el número de mujeres que desde 2005 integraban las juntas directivas de las 2.360 empresas del índice MSCI AC World, con un alcance geográfico más amplio que otros al abarcar todas las regiones excepto África. Dicho estudio concluyó que en los seis años anteriores, las empresas con al menos una mujer en la junta directiva aventajaron en un 26% a las que no tenían ninguna, respecto a la cotización de las acciones.

Sin embargo, a pesar de la solidez de estos números y los hechos comprobados, las mujeres no cuentan con la posibilidad de ascender a esos puestos gracias al denominado «techo de cristal»; donde por diversas razones, las mujeres, a pesar de tener los atestados y las capacidades, no son tomadas en cuenta. Se dice que al hombre se le asciende por su mérito, mientras a la mujer por los hechos probados.

Características que son vistas positivamente en el hombre, como su coraje y ambición, son relacionadas negativamente con la mujer. Esto por mencionar sólo algunas de las razonas. Es por esta razón que se hace muy importante la implementación de cuotas, ya que las oportunidades no se están abriendo. En el 2008, Noruega implementó la obligatoriedad de las cuotas a por lo menos 40% de participación femenina.

Los resultados arrojaron que los hombres empezaron a llegar mejor preparados a las reuniones y a prestar más atención a los procesos después de que ellas se incorporarion a las juntas. Países como Italia, Bélgica, Francia y Alemania siguieron este modelo y su número de mujeres participando en puestos de liderazgo va en aumento. Si comparamos esa realidad con Estados Unidos, los procentajes bajan.

Las mujeres componen el 20% de las juntas en el grupo de las 500 empresas del índice S&P 500 y el porcentaje es aún más bajo en compañías más pequeñas. Tristemente, en América Latina los números son aún más bajos, siendo Colombia el país que ostenta las mejores cifras de participación femenina en las juntas directivas, pero sólo el 13,4% de miembros de grandes compañías son mujeres.

La empresa Egon Zehnder, en su investigación “Análisis de la Diversidad en las Juntas de América Latina” examinó los datos de 155 empresas que cotizan en bolsa y tienen un valor de mercado de al menos US$1.000 millones.

El estudio mostró el porcentaje de mujeres que integran las juntas: 6,4% en América Latina contra 21,1% en Europa y 15,9% en EE.UU./Canadá. Según el mismo estudio, para 41% de los encuestados el mayor obstáculo que enfrentan las mujeres de América Latina para ascender son los prejuicios culturales que aún prevalecen en la región acerca de su capacidad de liderar.

Otros 24% citaron la escasez de políticas que permitan a las mujeres equilibrar sus responsabilidades en el trabajo y el hogar.

Al contar con más mujeres en juntas directivas, se pueden tomar mejores políticas coporativas para dotarlas de oportunidades, se puede promover a más mujeres en puestos ejecutivos para que puedan ascender a puestos de liderazgo; no sólo a través de la mentoría y el empoderamiento, sino, flexibilizando horarios, facilitando políticas para el cuido de niños y mejorando los salarios, ya que aún hoy, las mujeres siguen ganando menos que sus compañeros hombres por el mismo trabajo.

En Brasil, las mujeres ejecutivas ganaron en 2012 un 27,1% menos que los hombres que ocupan el mismo cargo, frente al 26,3% de 2011, según la estatal Encuesta Nacional de Muestra por Domicilio. Si las mujeres estamos estudiando más años, nos estamos preparando mejor que nuestros compañeros hombres, tomamos además el 80% de las decisiones de compra, y las estadísticas demuestran que nuestra inclusión en juntas directivas mejora la rentabilidad, ¿Qué están esperando para darnos la oportunidad?

Adriana Álvarez Meza Empresaria y Especialista en Género

Admin

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: