Colegios / EducaciónEstilo de VidaSaludEl yoga en los niños logra sorprendentes beneficios

Tradicionalmente es una disciplina que practican los adultos, sin embargo, en los niños se logran resultados realmente positivos. A través del yoga, los ´pequeños aprenden a controlar su respiración y a relajarse para hacer frente al estrés, a las situaciones conflictivas y a la falta de concentración, situaciones comunes en la actualidad. Pero, además, según la instructora Sara Monge, el yoga les ayudará en el dominio físico y mental. “A nivel mental, gracias a los...
Heilyn Gomez4 semanas ago10937 min

Tradicionalmente es una disciplina que practican los adultos, sin embargo, en los niños se logran resultados realmente positivos.

A través del yoga, los ´pequeños aprenden a controlar su respiración y a relajarse para hacer frente al estrés, a las situaciones conflictivas y a la falta de concentración, situaciones comunes en la actualidad.

Pero, además, según la instructora Sara Monge, el yoga les ayudará en el dominio físico y mental.

“A nivel mental, gracias a los ejercicios de respiración consiguen relajar la mente y calmarse. El yoga les ayuda a concentrarse mejor, estimula la creatividad y elimina el estrés y los complejos, todo esto les ayuda a mejorar sus procesos de aprendizaje curricular”, agregó la experta.

Además, en el yoga para niños se fomenta el compañerismo y la amistad, ya que muchas veces se trabaja por parejas o en grupos. El respeto hacia el medio ambiente, la paz, o el amor son temas que juegan un papel importante en cada una de las sesiones.

Los pequeños además adquieren conciencia de su propio cuerpo, aprenden a reconocer cada una de sus partes y a adoptar buenas posturas para evitar futuros problemas, por ejemplo, de espalda. Además, fortalecen los músculos y adquieren flexibilidad.

¿A partir de cuándo pueden empezar?

Los niños pueden empezar a practicar yoga a partir de los 3-4 años. Normalmente se hacen grupos en función de las edades para adaptarse a las necesidades de cada etapa.

No es lo mismo trabajar con niños de 4 años, donde sobre todo estimulamos los sentidos y el movimiento, que un niños de 7 u 8 años, edad en la que ya empiezan a desarrollar sus habilidades, están en pleno crecimiento y conocimiento, razonamiento, responden a las correcciones, se pueden trabajar muchas visualizaciones.

“Tratándose de niños, la motivación es un factor muy importante. En razón de eso, es conveniente que en una clase de yoga no haya más de 15 niños reunidos. Los niños deben sentirse cómodos y relajados. Deben vestirse con ropas holgadas, ligeras, confortables y que les permitan hacer cualquier movimiento con comodidad”, dijo Sara.

Con los niños, las posiciones hay que ir practicándolas poco a poco. Lo ideal, al principio, es que aprendan a respirar, relajarse, después a concentrarse. Para los niños, el yoga debe ser practicado como se tratara de un juego.

No debe exigirles que repitan una postura una y otra vez porque eso puede convertirse en algo muy aburrido para ellos. Hay que ir variando las posturas y los movimientos despacio y a un ritmo que los pequeños no pierdan la concentración. El ánimo y la motivación son cruciales en este sentido; el respeto, la moderación, y una actitud positiva y alegre, también.

Las clases deben sean ministradas en un ambiente limpio, tranquilo, ventilado y silencioso. Se pueden utilizar colchonetas o alfombrillas apropiadas y los niños pueden estar descalzos o con medias. El yoga puede ser practicado a cualquier hora del día, pero el mejor horario para su práctica es por la mañana. Además, es recomendable que se evite la ingestión de alimentos sólidos dos horas antes de su práctica.

Otros beneficios puntuales en cada clase:

1- Desarrollo y destreza de los músculos motores.

2- Flexibilidad en las articulaciones.

3- Mejora de los hábitos posturales de la columna vertebral.

4- Masaje de los órganos internos.

5- Mejoría en los hábitos de la respiración.

6- Estimulación de la circulación sanguínea.

7- Mejoría de la autoestima.

8- Baja en el nivel de estrés infantil.

9- Perfeccionamiento de los sentidos.

10- Agilidad y entereza.

11- Calma y relajación.

12- Estiramiento.

10- Mejor desarrollo de la atención, concentración, memoria e imaginación.

11- Armonización de la personalidad y el carácter.

12- Oportuna canalización de la energía física.

13- Mejor comprensión e interacción con los demás.

 

Heilyn Gomez

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: